Presentación

Con este blog pretendo mostrar los últimos acontecimientos científicos, para que conozcamos lo que puede ser hecho por los científicos en este momento, y sus últimos descubrimientos, y al mismo tiempo ofrecer curiosidades, divertidas o simplemente extrañas, del ámbito de la ciencia. Y siempre, intentaré, con un lenguaje accesible a todos, sin grandes complicaciones. Espero que os guste. No olvideis que el cuerpo al blog se lo doy yo, pero la vida, el movimiento, sólo vuestros comentarios pueden dárselo. Cualquier cosa que queráis decirme, no lo dudéis, aquí estoy.

Confirmado: Las ballenas parían en tierra


Diseño a partir del esqueleto de cómo debía ser el macho de Maiacetus inuus

Ya se pensaba que era así, pero han descubierto unos fósiles que confirman la teoría.

Se encontraron dos fósiles, uno de hembra preñada en el año 2000, y otro de un macho en el año 2004, en el mismo yacimiento, en Pakistán, que tras un largo y meticuloso estudio a cargo del paleontólogo Philip Gingerich de la Universidad de Michigan, han confirmado que las ballenas parían en tierra firme, además de aportar muchos otros datos sobre la transición entre la tierra y el mar de los cetáceos.

Éste es el primer fósil conocido de un feto de una ballena extinguida del grupo Archaeoceti, y los tres ejemplares determinan una nueva especie, a la que han denominado Maiacetus inuus, que vivió hace unos 47 millones y medio de años.

El feto presenta características que vienen a confirmar que parían en tierra, como el hecho de que está listo para nacer de cabeza, como los mamíferos terrestres y al revés que las modernas ballenas.

El feto, además, presenta un conjunto de dientes bien desarrollados, lo que indicaría que los recién nacidos podrían valerse por sí mismos mucho mejor que los actuales durante las primeras etapas de su vida.

Los dientes grandes que presentan las ballenas, ideales para capturar peces, sugieren a su vez que estos animales debían vivir fundamentalmente en el mar, viniendo a tierra para aparearse y parir, y eventualmente para descansar, pero nada más.

Al igual que otras especies del grupo Archaeoceti, la especie Maiacetus tenía cuatro patas modificadas para nadar, y aunque estas ballenas podían resistir su peso sobre sus extremidades en forma de aletas, probablemente no podían cubrir grandes distancias por tierra.

El macho encontrado es semejante anatómicamente a la hembra, pero mayor un 12%, y con colmillos un 20% mayores.

Éstas no son características extrañas entre los cetáceos, donde hay desde especies en las que las hembras son mayores hasta otras en que son mayores, en algunos casos muy considerablemente, los machos.

Una vez que lo encontrado en esta especie es una diferencia moderada, se supone que los machos no debían controlar territorios ni dirigir harenes de hembras.
Ver más en National Science Fundation